domingo, 20 de abril de 2008

Técnicas de pintado: Conceptos generales

Cuando trabajamos en piezas destinadas a la imitación, bien de materiales o bien de texturas, sin duda la parte más complicada es conseguir que el acabado sea no solo bueno, sino realista. Si además nuestra pretensión es conseguir que nuestra pieza imite acero, esto se vuelve aún más difícil.

Aplicando diversas técnicas de pintado y un poco de imaginación, se pueden conseguir buenos efectos y acabados, pero nunca vamos a llegar a igualar el efecto metálico del metal, valga la redundancia. Son muchos años en el mundillo, y yo al menos nunca he visto un acabado que me haya hecho dudar.

Existen pinturas especiales (la mayoría esmaltes o lacados) de efecto metal, pero ya os aviso de que su acabado se puede parecer a cualquier cosa menos al metal. En este punto solo voy a indicar 2 salvedades: la pintura de con acabado rugoso y la pintura denominada . Cuando queramos conseguir efectos forja o martilleado, no os lo penséis dos veces, estas son vuestras pinturas. Eso sí, tendréis que iros a marcas buenas, porque se nota la diferencia, y se nota mucho.

¿Y qué pasa si queremos imitar acero normal? Bueno, pues a eso iba... Como conseguir imitar al acero es imposible, vamos a usar los fallos de nuestros ojos a nuestro favor. ¿Cómo es esto? Pues consiguiendo que la pieza parezca realmente acero (u otro metal) a cierta distancia. De cerca, aunque quedará bien, se notará que no es metal, pero cuanto más te alejes mas te hará dudar si es o no una pieza de acero.

Ejemplos de diferentes efectos metálicos

Para empezar diferenciemos los grandes grupos de pinturas:

  • Témperas: con base al agua. Muy fáciles de manejar, buena cobertura, permiten mezclar colores, y sobre todo son muy baratas. Su principal inconveniente es que no se fijan, siempre que entre en contacto con humedad se corren, por esto motivo (aunque yo las he usado en alguna pieza) desaconsejo su uso. Si aún así usamos témperas, recomiendo encarecidamente un barnizado posterior (bien barniz al agua o nitrocelulósico).
  • : con base al agua. Fáciles de manejar, permiten combinar colores y hay una variedad muy amplia de los mismos, incluyendo los metálicos. La cobertura depende mucho de la superficie y de precio, pues hay de todo. No necesitamos pinturas de WarHammer, con las baratitas nos llega. Son las que más utilizo, el acabado es muy bueno, los pinceles se limpian bien y no es excesivamente cara. Para nuestro cometido son perfectas.
  • : con base de aceite. Tienen mucha variedad de colores, y son muy empleadas para modelismo por su gran capacidad de cobertura y su excelente acabado. Pueden ser bastante caras y es más difícil conseguir efectos solo con esmalte, aunque podemos dar una base de esmalte en color neutro (negro, blanco, gris...) y luego usar acrílicas (¡NUNCA AL REVÉS!), esta capa va a aportar mejor agarre a la pintura acrílica, y luego con estas, podemos hacer los efectos apropiados.

Existen más tipo de pinturas, como por ejemplo las lacas, pero no veo necesario hablar de ellas pues su uso quedará relegado a cosas muy específicas. Si en algún momento uso otros tipos de pintura, hablaré de las mismas más en profundidad en cada caso concreto.

Técnicas de pintado

Como consejos generales decir que capas finas y uniformes, y dejar secar correctamente antes de aplicar las siguientes manos o capas (8h para acrílicas y 24h para esmaltes). Las siguientes técnicas son para ser empleadas principalmente con pintura acrílica:

Pincel seco

Conocido también por "plata vieja". Básicamente consiste en dar una base de un color y posteriormente dar un color distinto con el pincel "seco". Esto se hace mojando el pincel en pintura y eliminando todo el exceso de pintura en un papel hasta que no pinte. Cuanto más seco quede el pincel mas difuminado quedará el efecto, aunque también llevará más tiempo aplicarlo a toda la pieza o superficie.

Habitualmente se usa un color oscuro de base (por ejemplo negro) y un color claro o brillante para dar en seco (por ejemplo plateado), consiguiendo resaltar todas las superficies y aristas sobresalientes, como si estuviésemos aplicando luz sobre ellas quedando en color oscuro los recovecos.

También se puede usar a la inversa (color base claro y color seco oscuro) o ni siquiera tener en cuenta la claridad de los colores (por ejemplo aplicar unos coloretes rosados en una mejilla pálida) consiguiendo así otros efectos, todo es probar combinaciones. Es una técnica muy simple con la que cualquier pintor novato puede conseguir grandes acabados, lo único que se necesita es mucha paciencia.

Ejemplos de efectos obtenidos con pincel seco

Lavado

Es la técnica opuesta al pincel seco, en todas sus formas. En esta técnica se aplica una base de color, habitualmente claro, y se le da por encima con una tinta de color oscuro, que al secar va a quedar concentrada en los recovecos de la miniatura creando sombras. Es, junto al pincel seco, la técnica más utilizada para el pintado de miniaturas. Requiere un poco más de mano, pero no es complicada en absoluto.

¿Y qué es eso de la tinta? En síntesis es pintura muy diluida. Se pueden encontrar a la venta en tiendas de modelismo y miniaturas, pero podemos fabricarlas usando las mismas pinturas, simplemente diluyéndolas (si son acrílicas, con agua).

Al igual que el pincel seco, la combinación de colores base-tinta es muy amplia, por ejemplo conseguir unos dientes ensangrentados simplemente aplicando tinta roja sobre unos dientes blancos. Incluso podemos conseguir efectos muy parecidos al pincel seco, por ejemplo si queremos pintar una cota de malla, podemos dar una base negra y pincel seco de plateado o base plateada y tintado negro. El acabado no es exactamente el mismo (el lavado tiende a tener un acabado mate), pero si muy similar.

Lavado + Pincel seco

Estas no son técnicas excluyentes (aunque parezca que si). En el ejemplo anterior de la cota de malla, podemos pintar una base plateada, aplicar un par de manos de tinta negra, y una vez esté bien seca, aplicar un pincel seco suave de plateado. ¿Qué conseguimos con esto? Pues resaltar el brillo de las zonas más superficiales.

Otra opción para el mismo caso, sería aplicar una base negra, dar pincel seco plateado y finalizar con un lavado en tinta negra. Con este sistema buscamos matificar los brillos, obteniendo un cota de malla con un aspecto mas gastado y realista.

Con estas 2+1 técnicas podemos conseguir prácticamente de todo, y en concreto el pincel seco nos va a dar mucho juego a la hora de conseguir esos efectos metálicos que nos proponemos. Comentaré en las piezas concretas que vaya realizando la técnica de pintado que voy a utilizar así como pequeños trucos tanto en mezclas de colores como en acabados.

Os dejo aquí un par de enlaces con estas y otras muchas técnicas explicadas: y .

Un saludo.

Publicar un comentario en la entrada