martes, 22 de abril de 2008

Casco 1.0(1): Toma de contacto

Esto fue mi primer proyecto que lleve a cabo para hacer una armadura hecha con papel. En este caso hice un casco, por que de movilidad de placas, remaches flotantes y demás tecnicismos no tenia ni la mas remota idea (y a día de hoy todavía desconozco muchos). Así que un casco me pareció sencillo y asequible para mis conocimientos previos. Le llamé 1.0 por que era la primera versión, a medida que cambiaba radicalmente de método o material, aumenté en una la versión, y por primera vez en el Casco 3.0, el método y material me encantaban, pero vi que podía mejorarse en el que será el Casco 3.5 (pequeñas mejoras que le darán un mejor aspecto) si es que algún día llego a realizarlo.

Para esta versión 1.0 solo hace falta uno o dos periódicos, un cable semirígido, unos palillos, cola blanca, papel absorbente, celo, agua y pintura/barniz. Observareis que no usamos cartón, a decir verdad, no se me ocurrió...

La primera idea de casco que tuvimos unos amigos y yo, era emplear el clásico empapelado del globo (algo que se hace en Plástica en los colegios para hacer mascaras o cabezas). Inchar un globo que se pareciese a mi cabeza, y empapelarlo con periódico y mezcla Art-Attack (agua y cola a partes iguales). Pero calcular de manera efectiva el perímetro del globo para que se adaptase a mi cabeza, me pareció excesivamente complicado, y opte por lo cutre.

Lo primero era hacer un casco simple, sencillo, para coger experiencia, así que busque en un montón de dibujos e imágenes uno que me gustase (y obviamente no iba a ser ni simple ni sencillo), y opte por uno de una imagen de un manual de D&D. Coger un modelo que nos guste es básico, por que lo haremos con mas ganas. Da igual tanto en casco como en armadura, si es real o no, lo importante es que te guste (aunque eso implique un montón de dificultad añadida y de desilusión cuando lo acabemos, por que no se parecerá en nada al original).

El proceso consiste en coger 4 o 5 paginas de periódico, enrollarlas a lo largo y hacer una especie de tubo. Lo aplastas, y unes los extremos. Acabamos de crear un aro para la cabeza. Si con tubo no os llega (a mi no me llegó, soy cabezón) medís mas o menos para que os quede del hueco de la cabeza juntando un par de tubos y recortando. Acordaos de dejar 1 o 2 cm para acolchado, y acordaos de las orejas, os lo digo por que yo me olvidé... 3 veces (no está mal de 3 cascos que llevo hechos).

Pero claro, si soltamos el aro, pierde su forma redonda (sobre todo si unís 2 tubos), así que para evitar esto le metemos dentro un cable semirígido de cobre con la forma apropiada. Tras esto, unís los dos extremos del aro con celo y ya tenemos la base. Ahora haremos la cúpula. para eso hacemos unos agujeros a los largo del borde superior del aro, cada 5 cm y metemos un palillo dentro que sobresalga. Hacemos mas tubos de periódico, y usando los palillos, encajamos los extremos del tubo en ellos y lo pegamos al aro con celo. Como se puede ver en la imagen. Seguimos haciendo esto hasta tener la cúpula competa. Yo llegué a un problema grave, cubrir los dos extremos de la cúpula... lo hice a cañón, solo fue cuestión de comprimir tubo de periódico y usar suficiente celo.

Con esto tendríamos un casco simple (un bacenillo). Para el faldón, utilicé aros puestos de manera consecutiva, hasta conseguir la altura que que quería, luego recorte el hueco de la cara y pegue con mas celo. Hasta aquí esto se hace en 10 minutos y mas o menos tenemos algo con forma de casco. Yo además añadí un adorno en triángulo en la frente.

Tras esto, es cuestión de empapelar todo el casco con mezcla Art-Attack y papel absorbente. Dos capas o tres (las que hagan falta). Aquí descubrí, en mi ignorancia, una interesante propiedad del celo: ¡Es impermeable! Así que había zonas que había que encharcar de cola, pero al acabar todo parecía en su sitio (parecía). Aquí descubrí también una propiedad del papel absorbente, al secar queda todo arrugado, en plan papel mache a medio gas. De ahí la pinta de arrugado del casco. Todo eso se mejoraría en la versión 2.0, excepto que el celo es impermeable, eso no lo di solucionado hasta mucho después.

El pintado no tuvo mucha ciencia, pincel seco, y listo. Barnizado posterior. Y el acabado es el que podéis ver (lo sé... parece un casco de un orco después de recibir un porrazo en la cabeza). Tras acabar este casco, se me ocurrieron un montón de mejoras y un nuevo método de hacerlo, así que ni siquiera llegué a acolchar esta versión. Os pongo unas fotos aquí, aquí, aquí y aquí.

Pero bueno, si uno no dispone de mucho tiempo libre, es una buena opción y además muy barata: en total 25€ de casco, de los cuales 20 se van en pintar y barnizar, y nos sobra bastante material para futuras obras.

Conclusiones:
  1. El celo es impermeable.
  2. El papel absorbente se arruga, y parece que el casco lo hizo un herrero con parkinson.
  3. Los tubos de periódico no dan ni dureza ni na, eso si, acolchan bastante.
  4. La curvatura superior del casco, le falta lo que llamamos curvatura en si. Visto desde arriba parece mas un hexágono que un círculo.
  5. Las orejas ocupan espacio.
  6. Para hacerlo mal no necesitamos gastar mucho dinero ni tampoco esforzarnos mucho.
Publicar un comentario en la entrada