jueves, 17 de abril de 2008

Bienvenidos

Bien, por dónde empezar...

He creado este blog para compartir con el resto del mundo maneras de hacer armaduras, cascos, atrezo, etc. de manera sencilla y (casi siempre) barata. Es cierto que donde esté una buena armadura de acero que se quite el resto, y que su manufactura, aunque laboriosa, no es excesivamente complicada, como nos muestra Axil en los tutoriales de su blog .

Pero no todo el mundo puede ponerse a martillazo limpio en un piso, ni invertir tanto como quisiéramos en herramientas (muy necesarias para trabajar el acero), ni disponer de un espacio apropiado para ello.

Cabe decir que para que una armadura que quede realista no hay nada mejor que el (o incluso el ), pero para eventos de (eventos para los que planteo inicialmente estos métodos) lo que importa al fin y al cabo es dar el pego, y si mi armadura es más grande y tiene más adornos que la del tío de al lado, mejor. Aquí lo que cuenta es la apariencia y más adelante veremos que de protección el cartón tampoco anda escaso.

primer casco Mi primer casco

Aquí podéis ver una foto de . Es una pieza muy tosca, de superficie rugosa y el color es primitivo, pero esto me abrió los ojos a nuevos horizontes.

¿Qué ventajas tiene usar cartón en vez de metal?

  • Precio: no solo en material, si no en herramientas. Para el cartón con un cúter y unos pinceles podemos conseguir piezas de gran calidad.
  • Maleabilidad: como veremos más en profundidad, es muy buena. Nada de martillos, ni , ni ... un poco de agua y listos para trabajar.
  • Contaminación acústica: debería ser nula (si cantas mientras trabajas y lo haces mal puedo asegurar y aseguro que no es debido a usar cartón).
  • Peso: el cartón compacto es más ligero respecto a acero, con el aluminio va más parejo, pero todo depende del grosor del cartón y el método que se use.
  • Amortiguación: algo que el metal no da por sus propiedades físicas, las armaduras de metal paran el golpe pero no lo amortiguan, el cartón por sus propiedades físicas hace una especie de efecto muelle que amortigua mucho más los golpes (lo que no implica que no vayan a doler).

¿Y no tiene ningún inconveniente?

  • Acabado: no existe ninguna pintura (o yo aun no la he encontrado) que iguale el acabado satinado de una pieza de acero. Esto puede parecer un gran problema, pero con un poco de esfuerzo se puede uno acercar al acabado metálico aplicando las técnicas correctas; no igualar, pero si acercarse.
  • Grosor: algo fundamental para la apariencia. Una pieza de metal, suele tener entre 1,2 y 1,6 mm de grosor. Con el cartón tendremos entre 1 y 2 mm de base y después de tratarlo, entre 3 y 4 mm.

Como punto y final, deciros que las posibilidades son prácticamente infinitas, con un poco de idea y algo de esfuerzo se pueden conseguir acabados y piezas de gran belleza.

El límite es la imaginación.

Publicar un comentario