lunes, 6 de septiembre de 2010

Trabajando el cuero: la costura

Poco después de acabar el Dragón de Cuero, me propuse el realizar un bolso/mariconera y usar dicho dragón a modo de tapa decorativa. Y de paso sumergirme en el mundo del cuero definitivamente, y darle un poco de caña a la costura.

Para ello me hice con un kit de costura de cuero a través de Curtidos Lasa, con lo básico para coser: 4 agujas rectas, 2 agujas curvas, una bobina de hilo encerado, lezna, ruleta o rulina y matacantos.

De momento solo he practicado con las rectas, ya que no he necesitado del uso de las curvas, pero todo se andará, aparte de lo obvio de su forma, hay que matizar que las agujas curvas son mucho mas puntiagudas que las rectas.

Respecto a la costura normal, el cosido del cuero tiene ciertas peculiaridades, como por ejemplo, tener que hacer los ojales previamente con la lezna para facilitar o poder pasar la aguja por el cuero, lo que implica mas trabajo. Además el cosido de guarnicionero (el que yo he empleado, y el quizá mas extendido para trabajar con cuero) emplea 2 agujas simultáneamente.

Como siempre lo primero era realizar unos patrones básico para saber que cortar, cuanto cuero voy a necesitar, cuantas piezas, etc. Yo lo hice con papel fino, muy usado para patrones, que tenía por casa, y lo monté con alfileres para ver el aspecto aproximado de la pieza, corregir errores, etc.

Para el bolso, me decante por comprar una pieza de serraje, un material muy flexible, muy suave, y que para un bolso es perfecto. Se cose con relativa facilidad.

El cosido de guarnicionero, en si no tiene ningún tipo de misterio. Consiste en pasar simultáneamente las agujas por cada agujero, cada una en un sentido, en el link que dejo se ve perféctamente.

Por desgracia, no hay pieza sin fallo, y conté mal algunas puntadas, y me quedo mal, por lo que he tenido que descoser un cacho curioso de pieza, para tener que volver a empezar esa zona, y ahí me hallo.
Publicar un comentario en la entrada