lunes, 5 de mayo de 2008

Escudo de Lágrima(2): ¡Tiene tela!

"No creo que ninguno de nosotros supiera donde nos estábamos metiendo. Feth, me alegro de no haber sabido donde nos estábamos metiendo"

Armado con una grapadora, una vieja sabana de tergal, un buen bote de cola blanca, una plancha y mucha fe (que me haría falta), me dispuse a continuar el escudo. Los primeros problemas surgen con el planchado de la tela.

Tras 10 años metida de cualquier manera en la caja de retales de mi madre, y teniendo en cuenta que el tergal es bastante bravo a la hora de plancharlo, tardé casi 45 minutos en planchar la primera pieza para que quedase relativamente lisa. Pero pieza a pieza voy mejorando la técnica de planchado.

Encolamos, pegamos, estiramos, grapamos... y esperamos.


"La espera es una mierda. Es una mierda para alguien con hambre en la cola de la cantina, es una mierda para un novio en su noche de bodas y es una doble, triple, cuádruple gilipollez para un joven soldado como tú."

Realmente... esperar 3-4 horas para pegar la siguiente capa hace extremadamente lento el proceso, pero tras 2 días el escudo esta tapizado. He ganado una batalla...

"El combate es en sí una infima parte de la guerra. La mayor parte de la vida del guerrero es espera."

De nuevo me dirijo a luchar con el escudo, esta vez armado con pinturitas. El diseño que escogí, siguiendo las directrices de figuras geométricas simples, es el del traje/jubón del Conde de Benavente en los Irmandiños 2007 y consecuentemente de sus escudos. Recomendar, recomiendan pintura acrílica, que cuando seca es impermeable, es muy facil de dar sin errores, tiene una buena fijación, etc. Pero como lo mío es hacer el idiota no suele ser lo habitual, y tampoco estoy dispuesto a comprar mas pintura de la que ya tengo, usé témperas.

Como no podían faltar errores, empecé por pintar la parte interior, le dí una mano de pintura y me dije "¡Buah... queda bien con una mano de pintura negra!" y barnicé a cañón. Y cuando secó y pase la mano por encima, casi me dejo la piel allí. Aspereza es un término que se queda algo corto, digamos que he visto limas mas suaves.

Venga a lijar suavemente toda la capa de barniz, y con ella la fina capa de pintura que había dado (que típico). Al dar otra mano de barniz, quedo mucho mas suave, y no del todo mal, pero en la parte exterior me decidí a lijar entre mano y mano, y fueron 4 manos de pintura y una de barniz. Resultado: un pintado excelente y suavito como el culo de un bebé (bueno... casi casi).

"Después de esto, todas las batallas serán fáciles, todas las victorias sencillas y todas la glorias vanas."

Siguiente batalla: el canteado... que vista mi progresión, voy meter la pata hasta el fondo. Estaré atento.
Publicar un comentario