lunes, 19 de abril de 2010

Otro añito mas, y aquí seguimos

Quien me iba a mi a decir que iba a estar dedicándome al armadureo un par de años atrás... Todo fue apuntarse a un rol en vivo, fliparse un poco, y al nada, como se me daban bien las manualidades, hacer un blog para que cualquiera que quisiese hacer cosas por el estilo, tuviese un lugar de referencia donde preguntar u ojear.

El blog cumple 2 añitos, con sus horas altas y sus horas bajas. Parece que ahora estamos remontando un poquillo. El año de parón de irmandiños la verdad es que no me ha sentado nada bien. No me he visto forzado por el tiempo para hacer ninguna armadura o pieza, y me he hechado un poco a perder. Pero al final conseguí ver la luz.

Durante este último año la verdad es que han pasado muchas cosas: conseguí mi título de técnico superior de administración de sistemas informáticos, estuve currando programando GPS, y ahora estoy estudiando ese ciclo de construcciones metálicas donde tanto estoy aprendiendo.

El página de contador de visitas que usaba se fue al garete (si todos los datos perdidos) así que me he ido a sitemeter, donde debería haber ido desde un principio. He retocado links por todas partes, me he expandido con mi canal de YouTube y mi Facebook, y de paso poco a poco, voy revisando todas las viejas entradas y corrigiendo errores de ortografía chapuceros (que se que tengo muchos).

También ha sido un año de grandes propuestas y proyectos, muchos de los cuales se han diluido con el tiempo y la falta de ganas de ponerse a ello. Wikiarmero dio sus primeros pasos, pero los problemas técnicos y la falta de tiempo dieron un poco al traste a tan grande idea. En mi libreta de proyectos están apuntados: un carcaj, una brigantina, una cota de malla remachada, las herramientas para esta última... cosas que no pasaron del papel o de mi cabeza, y en cierto modo me jode.

Si alguno hace un poco de memoria, también recordará que estaba por hacer el tiracol de mi escudo de lágrima (y sin hacer sigue) o ese bolso de cuero para el que iba a aprovechar el dragón sobre vaqueta que "repujé" (que hasta tiene los patrones hechos).
¿Y donde radica el problema? Es verdad que las clases me comieron mucho tiempo, pero principalmente soy un vago, me canso con facilidad y esto juega en mi contra. Aun así, no todo han sido decepciones o intentos fallidos.

Ver cada día la progresión del casco de Gimli es algo que me fascina. Sin duda alguna, sea cual sea el resultado final, será mi obra maestra del cartón allí donde he depositado todos mis conocimientos sobre este material. Y me encanta.

También he dado mis primeros pasos reales en el metal. Estar en el taller 3 horas sin nada concreto que hacer, da para improvisar. Mi primer hundido sobre tases improvisados ha sido un lujazo, y te quita el miedo al acero: ¡no es tan duro!
Y que decir de ese brazal. Un golpe de inspiración y una rápida obra de gran calidad. ¡Ya podían ser todas así!

Pero lo realmente impresionante, habéis sido vosotros, todos lo que día a día (ultimamente mas bien mes a mes) habéis seguido ahí esperando mis entradas, y dándome apoyo. Haciendo que cada vez que me bajaba el ánimo volviese a coger fuerza para retomar mis proyectos. Por eso, y por no haberme dado por perdido: ¡GRACIAS!

Espero volver a veros (a todos, pillines) en el próximo cumpleaños del blog, no sería lo mismo sin vosotros. Como se dice por aquí: "De hoxe nun ano"

Atentamente,
Goran Vash Frosty.
Publicar un comentario