domingo, 21 de febrero de 2010

Tutorial: Brazal bárbaro - Simular cuero endurecido

En una de mis entradas anteriores, tras , cuando hablaba sobre mi armadura de , comenté que había hecho unos brazales y perneras de cartón cubiertas de polipiel negra, que simulaban con gran calidad una pieza de cuero endurecido tintada de negro. Uno de esos descubrimientos sorpresa que tiene uno, así que ese será el espíritu principal de este tutorial.

Voy a complicarlo un poco, no en tiempo o dificultad, sino en hacer una pieza más elaborada usando retales que me quedaban por casa. Teniendo las cosas claras se pueden obtener resultados de gran calidad en muy poco tiempo de trabajo, ya que no hay ninguna operación compleja.

Materiales usados

Las cantidades van a depender del tipo y la cantidad de piezas que vayamos a utilizar. Aunque en muchas ocasiones yo no lo haga, recomiendo siempre hacer primero patrones e incluso prototipos en materiales baratos (cartulina, cartón corrugado…) antes de meternos con la pieza definitiva, nos llevará más tiempo, pero nos ahorrará disgustos.

  • Cartón compacto: el necesario para la(s) pieza(s). Acostumbro a recomendar 2 mm de espesor, pero a veces es demasiado para según qué pieza, con 1 mm también podemos trabajar, pero tendrá mucha menos resistencia.
  • : Escoged el color o textura que mejor se adapte a vuestro caso, la recomiendo muy fina, esto nos permitirá acentuar mas los detalles. ¿Cuánta cantidad? La suficiente para que sobren un par de centímetros para cada lado de la pieza de cartón.
  • Cola de contacto.

Con eso tenemos lo mínimo para hacer piezas de gran calidad, como acostumbro a decir, el límite es la imaginación. Para mi brazal, en concreto, también usé:

  • Piel peluda sintética: a la venta en algunas tiendas de telas, en mi caso la más barata que tenían.
  • Varillas: Yo utilicé alambre de aluminio de 2 mm que me sobró de la cota de malla, pero puede servir por ejemplo, unas ballenas de un paraguas roto, todo es buscarle utilidad a las cosas.

Con todo esto vamos a hacer un simple pero resultón (según indagaciones, realmente sería un ). Por supuesto luego, nos harán falta más cosas (hebillas, remaches...) pero ya entraré en esas cosas al final.

Herramientas usadas

Que sean indispensables, sólo las herramientas de corte (cúter y/o tijera). Cada cuál que trabaje con las que mejor se dé. Con eso debería ser suficiente para empezar.

Comprobareis que en el vídeo (más abajo) uso un buril para acentuar la forma de las zonas que van a quedar en relieve para que pegue mejor la polipiel al cartón. Si no disponéis de buriles, un destornillador plano puede perfectamente suplir su función.

Tutorial

Comenzamos por tener claro el diseño y las medidas, y lo trasladamos al cartón. Yo siempre intento basarme un poco en armaduras ya existentes, bien históricas o de fantasía, acostrumbro mucho a buscar en google/images a ver que encuentro que me inspire, tanto para formas como para decoraciones. Podemos trasladar el diseño a mano alzada (el estilo que mas me gusta) o ayudarnos de regla, escudra, cartabón, compás y demás material de dibujo técnico.

Dibujamos nuestra pieza en el cartón

Con el cúter recortamos la pieza, la mojamos levemente (simplemente que el cartón adquiera el color gris oscuro por toda la pieza), y le damos forma con los dedos.

Recortamos la pieza de cartón

Para mantener la forma, y que no se nos abra la pieza, podemos ayudarnos de cuerdas, cordeles, pinzas o incluso algún puntito de silicona termofusible (en función de la forma de la pieza claro). Yo en mi caso, con un cordel tengo mas que suficiente.

Le damos forma al cartón

Una vez seca la pieza, colocamos los elementos que van a crear los relieves en la polipiel. Aprovechando los cordeles, yo introduzco las varillas de aluminio, que ya quedan sujetas por estos, y les aplico cola de contacto. En función de cómo sean los elementos decorativos para aportar relieve a la pieza, tendréis que darle un poco al coco para buscar la mejor manera de fijarlos.

Colocamos las varillas de aluminio

Con todos los elementos que van a aportar relieve en su sitio, vamos a proceder a operar con la polipiel. Si no lo hicimos ya, retiramos el cordel (u otro sistema de fijación) y comprobaremos que la pieza mantiene perfectamente su forma. Embadurnamos bien toda la cara exterior de la pieza, y sobre ella pegamos la polipiel lo mejor que podamos. Es recomendable dejar secar la cola de contacto unos minutos antes de pegar nada, pues aumenta mucho su eficacia a la hora de pegar, y nos va a facilitar el acentuar los relieves. En este punto me ayudo de un buril para ir presionando cerca de la varillas y conseguir que la polipiel se adapte bien, en esos detalles y recovecos ayuda a conseguir un acabado mucho mejor.

Nos sobrarán un par de centímetros para dar la vuelta a la polipiel y pegar el sobrante por el interior de la pieza, parece una tontería, pero así obtendremos un muy buen resultado en los cantos. Podemos tener algún que otro problemilla con las esquinas, simplemente hay que recortar lo justo para obtener un acabado óptimo. En mi caso, decidí pegarle en la zona de la muñeca, un cacho de ese símil de piel peluda, para darle un toque más 'bárbaro' (o a mi me lo parece).

Por si la explicación no queda muy clara, os pongo un video tutorial con la explicación paso a paso.


Detalles finales

Ahora falta lo que es terminar el brazal, lo anterior es simplemente como hacer este tipo de piezas, y la técnica de imitar, mediante cartón y polipiel, al cuero endurecido.

Para las correas hacen falta martillo, remaches (modernos para cuero, que son muy baratitos), hebillas y pasadores, unas tiras de cuero, y preferiblemente un sacabocados para hacer agujeros, aunque un taladro, nos puede hacer la función.

'¿Pero entonces tengo que comprar cuero igualmente? Para eso ya me hacía todo en cuero...'

Y la respuesta es si... y no. Hacer este brazal en cuero no es realmente complicado, pero requiere una inversión de tiempo y recursos mucho mayor. Nos va a llevar bastante tiempo tanto repujar los relieves hasta que quede bien, técnica en la que conviene tener experiencia, como endurecer el cuero, que también requiere bastante práctica.

Además, para las correas puedes ir a cualquier curtiduría y pedirles retales de cuero. Son cachos que a ellos les sobran de hacer sus piezas, es mucho más barato que el cuero integro y ya nos vienen tintadas, solo tenéis que coger unos cachos que os venga bien y listo.

'¿Y no hay alguna alternativa al cuero en las correas?'

Si se van a ver... no, que yo sepa no la hay. El cuero es muy resistente y no se deshilacha, ergo es perfecto para esta función. Si fueran interiores (no se fueran a ver), igual con cinta de persiana o un material similar se podría hacer la función, aunque sigo recomendado para ello el cuero.

Vista exterior del brazal terminado

Bueno, volviendo al tema del brazal, me he decidí por hacerle una pieza interior que cubra el antebrazo, con el mismo proceso que la parte superior, pero sin varillas, y un poco más corta.

Vista interior del brazal terminado

Podéis ver un detalle de cómo he solucionado el problema de la 'bisagra', con la misma tira de la hebilla, remachada en la parte inferior.

Detalle de la sulución para la bisagra

El resultado es un brazal bastante cómodo, y muy visual.

Vista del brazal equipado

Espero que os haya gustado, que os haya servido de ayuda, y sobre todo que os haya inspirado para hacer vuestras propias piezas. ¡Nos vemos!

Publicar un comentario