miércoles, 29 de mayo de 2013

Tutorial: Cómo hacer pasta de sal

Hoy os traigo este pequeño tutorial para hacer nuestra propia masa para modelar en casa. Sé que muchos ya conoceis esta masa y como fabricarla, pero puesto que la voy a usar en algunas piezas, me pareció conveniente poner un breve tutorial sobre la misma.

En concreto, yo la voy a usar en varias piezas que tengo en proyecto, como el brazalete celta o el báculo de archimago que os adelantaba por .

Brazalete celta Brazalete celta hecho con pasta de sal

La pasta de sal es una masa casera con tres características importantes: fácil de hacer, fácil de trabajar y sobre todo muy barata. Además es comestible, por lo que es idónea para que los mas pequeños hagan manualidades sin temor a intoxicaciones. Con ella podremos hacer infinidad de cosas, desde figuritas, hasta todo tipo de decoraciones para nuestras piezas y armaduras.

Ingredientes necesarios

  • Harina (3 partes)
  • Sal (1 parte)
  • Agua (1 parte)

¿Y ya está? Pues sí, es todo lo que lleva. Las proporciones que pongo son las más recomendadas por internet, pero si buscáis un poco veréis de todo. Desde usar el doble de harina que de sal, hasta utilizar la misma proporción de harina y sal. Incluso hay sitios en donde le agregan vinagre.

Ante todo comentaros que no busquéis la exactitud en las proporciones porque no es necesario, con la práctica os acabaréis encontrando vosotros mismos de vuestra propia "proporción ideal". En síntesis, esto no es, ni mucho menos, una ciencia exacta.

Fabricando la pasta de sal

El proceso es el mismo que para cualquier otra masa de cocina como, por ejemplo, una masa para pizza.

En un recipiente amplio mezclamos bien la harina y la sal. Añadimos el agua (fría o templada) poco a poco y removemos en círculos amplios ayudándonos de una cuchara.

Mesa con ingredientes

Una vez añadida toda el agua, seguimos removiendo hasta que la masa deje de pegarse a las paredes del recipiente. Si esto pasa, quiere decir que la masa está lista.

Espolvoreamos un poco de harina sobre la mesa y amasamos entre 10 y 15 minutos hasta conseguir una masa suave y elástica.

Amasando Amasando

Una vez tenemos nuestra masa lista, hacemos una bola, la envolvemos bien con film transparente, y la dejamos reposar al menos una hora en el frigorífico. Pasado este tiempo, tendremos un buen pedazo de masa para trabajar.

Bola amasada Envolviendo con film transparente

Trabajando con la pasta de sal

La verdad es que se trabaja muy fácil y permite un nivel de detalle más que suficiente para la mayoría de piezas que se nos puedan ocurrir. Se puede modelar tanto con las manos como con herramientas de modelado (, , ...).

Tenemos un tiempo de trabajo de entre 15 y 30 minutos en función tamaño de la masa a manejar. A medida que trabajamos con ella ira progresivamente secándose y endureciéndose, haciendo más difícil nuestra labor.

La masa en la nevera puede aguantar hasta una semana, con lo que no es necesario trabajar con ella nada mas hacerla, ni trabajar con prisa. Nos da suficiente margen de tiempo para realizar nuestro proyecto con calma.

Horneando la pieza

Cuando tenemos nuestra pieza terminada, y aparentemente seca, hay que proceder a hornearla para sacarle toda la humedad, y que obtenga su dureza máxima (a su vez su fragilidad máxima).

Se hornea durante una o dos hora a unos 100º. Si nuestra pieza es muy fina, va a necesitar menos tiempo, en cambio una figura grande necesitará mucho más.

Decorando la pieza

Una vez horneada, podremos decorarla como queramos. Admite todos los tipos de pintura, podemos barnizarla e incluso podemos encolarla.

Trucos y recomendaciones

  • La sal cuanto más fina mejor, os dará una masa mucho más suave, sobre todo a la hora de definir detalles con ella.
  • Es recomendable tamizar la harina usando un colador para quitar todas esas bolitas aglomeradas de harina que no nos van a hacer ningún favor en la masa.
  • Cuando amaseis con las manos, tened en cuenta que vais a meter las manos en sal, si tenéis heridas o erupciones, os recomiendo precaución, por pura experiencia.
  • Coged el pedazo que necesitéis en cada momento y mantened el resto envuelto en film y preferiblemente refrigerado, así evitaremos que se reseque toda la masa y se estropee mientras trabajamos.
  • A medida que modeláis, es buena idea tener un tarro con agua y un pincel para ir humedeciendo la masa con lo que ganaremos tiempo de trabajo evitando que se vuelva quebradiza mientras la usamos.
  • Tened en cuenta, al hornear, el material sobre el que usáis la masa. El PVC u otros plásticos se derretirán o quemarán debido al calor, echando a perder la pieza. Cuando no podamos hornear por este motivo, ponerla al sol endurecerá la masa, pero le llevará mucho más tiempo.
  • Es mejor un horneado a una temperatura baja durante mucho tiempo, esto hará que se seque lentamente, evitando la aparición de grietas en la superficie de la pieza.

Recordad que podeis aportar vuetras experiencia, trucos y consejos, tanto así como vuestras dudas en los comentarios.

Un saludo

Publicar un comentario en la entrada